Camisa con un solo corte

He encontrado esta forma de hacer camisas que es más rápida y fácil, aunque se gaste más tela seguramente. Es una técnica japonesa por lo visto.

Las medidas son orientativas, para una talla M más o menos dice. Todo lo que hay que hacer es medirse antes de hacerla, y decidir si queremos una camisa o una túnica/vestido.

Yo la utilicé para hacer las túnicas Jedi y Sith, ya que no llevan costuras en los hombros.

Para hacer una camisa que se puede transformar en una túnica añadiendo más cm al largo, se necesita una tela de 160 de largo x 120 de ancho.

Lo que vamos a hacer es doblarla por la mitad y luego doblarla otra vez, entonces queda un rectangulo de 80 x 60 cm

Ahora vamos a marcar el ancho del cuerpo de 27 cm, el largo de la camisola (para talla M) es de 78 cm, y el largo de manga de 58 cm, el ancho de la manga a la altura de la sisa, es de 22 cm y el ancho de la manga a la altura del puño, de 20 cm.

Unir todas las marcas como muestran la fotos, alfiletear todo el contorno antes de cortar la tela para que no se mueva, al abrir va a quedar como en la foto, se cose los laterales del cuerpo y de las mangas, ¿no es espectacular?

Tutorial Túnica/Tabardo

Tutorial facilito para hacer túnicas y tabardos de una sola pieza. De la misma página: Kingdom of the Wetlands.

TUTORIAL TÚNICA/TABARDO, PDF en inglés.

Mangas: Cortar y coser

Tras elegir la manga para nuestro vestido, falta lo más horrible…¡¡cortarla y montarla!!

Muchas veces me ha tocado descoser mangas porque las colocaba del revés, así que muy atentos a ésto.

De nuevo, la información está sacada de la web de Baya de Oro.

Cómo cortar y coser una manga

Una vez cortado el patrón, debemos probar como queda. Se juntan las partes del patrón, se unen con celo e introducimos el brazo en él. ¿Es demasiado corto o demasiado largo? ¿Nos gusta la forma que tiene o quedaría mejor cualquier otro modelo?

Cualquier modificación en el diseño de la manga hay que hacerla ahora, en el patrón. Como vimos en el post anterior.

Tenéis que considerar que el ancho de la tela determinará el largo de la manga en algunos modelos. Si la tela doble de ancho mide habitualmente 1.50 m de lado a lado, nuestra manga podrá medir, como mucho, unos 75 cm. de largo. Si las queréis más largas, deberéis utilizar tela de cortina, que es más ancha, o bien hacer las mangas en dos piezas, o elegir otro modelo.

Corte de las mangas

Se coloca el patrón sobre la tela doble, derecho sobre derecho. La línea central del patrón debe quedar paralela al borde de la tela. Esto es muy importante, ya que si la manga se corta torcida, luego se formarán unas arrugas muy feas.

Cuando esté bien colocado, se sujeta el patrón con alfileres y con un jaboncillo de marcar se dibuja el contorno y se corta, dejando un centímetro y medio alrededor para la costura (un poquito mas sí la tela es muy fina y se deshilacha con facilidad). En la parte de abajo, dejar 5 o 6 centímetros para el dobladillo de la manga.

Ahora que tenemos cortadas las mangas y sin quitarles el patrón todavía, se pellizca la tela donde está el piquete, y se corta un triangulito en la costura, haciendo una marca que representará el piquete del patrón. Los piquetes son imprescindibles, no os olvidéis de ellos.

Se unen A con A’ y B con B’ con alfileres y se hilvana la manga por el revés. Después se vuelve del derecho.

 Como la parte superior de la manga suele ser más grande que la sisa, debemos pasar dos frunces, paralelos y separados por medio centímetro del punto R al punto R’, para ajustar la parte superior de la manga al tamaño de la sisa. El rizo debe ser pequeño y estar repartido uniformemente.

Colocando las mangas

Vamos a colocar la manga derecha primero. Para ello, el cuerpo de la prenda debe estar probado, ajustado, cosido a máquina y planchado con las costuras abiertas.

Se coge la prenda y se vuelve del revés (con las costuras hacia afuera)

La manga, del derecho, se coloca dentro y se saca la parte superior de la manga por el hueco de la sisa, tal y como aparece en el dibujo. Si no queda claro, coger una camisa o un vestido, volverlo del revés y meter la manga hacia dentro para entender como se debe colocar la manga.

Se sujeta la manga con alfileres arriba y abajo (puntos verdes) de esta forma: Arriba, el piquete central superior de la manga, que señala el centro, se sujeta con la costura del hombro. Abajo, la costura de la manga contra la costura del costado) Los alfileres se colocan a un centímetro del borde que hemos dejado de costura.

Ahora, se pone piquete de la manga contra piquete del vestido y se sujeta con alfileres que se colocarán perpendiculares al borde. Se reparte el rizo con ayuda de un alfiler y se colocan más alfileres, separados entre sí como dos centímetros.

El rizo no debe notarse, ya que su objetivo era ajustar la manga a la sisa. Aunque cueste una barbaridad no queda más remedio que repartir el rizo y que no se note. Para tener un ejemplo de como debe quedar la manga, coger una camisa o una chaqueta y mirar con cuidado como están colocadas las mangas.

Supongo que a estas alturas los chalecos hobbits han empezado a convertirse en una buena idea… No desesperar. Despacio y con tranquilidad, que el resultado valdrá la pena.

Una vez sujeta la manga con los alfileres, se hilvana rápidamente a un centímetro del borde. Empezar por la costura del hombro hacia delante, hasta la costura del lado. Y luego, otro hilván desde el hombro por atrás hasta la costura del lado. De esa forma no tendréis que desmontar toda la manga si un lado queda mal.

Si el frunce de la manga hace pliegues al hilvanar, repartirlos un poquito chafándolos con el dedo (sí mi profesora de corte y confección leyera esto, le daría un infarto seguro XD).

Si colocar mangas es difícil, intentar explicarlo en un tutorial es misión casi imposible. Agradecería mucho que me enviarais un correo con tus dudas, que partes no te han resultado claras, donde se necesitarían más dibujos explicativos…. Entre todos conseguiremos hacer un tutorial de mangas fácil de entender y de aplicar.

¡Suerte!

Fuente: El Taller de Baya de Oro

Camisa Medieval de chica

La blusa se usaba por lo general como prenda interna y para dormir, al igual que la camisa. Para hacerla se solía usar lino, porque debía ser una prenda fresca, pero hoy en día podemos usar algodón que es más barato, se ve similar y produce el mismo efecto. De colores se usarían blanco, crudo y marfil como principales. Si se quiere dar un toque de color, se puede usar un tono pastel.

Para hacer la blusa necesitaríamos entre 2’50 metros y 3’50(3 o 4 yardas) de ancho normal. La blusa debe llegar por lo menos a medio muslo y como mucho hasta los tobillos.

Cómo se hace

-Antes de nada lava la tela por si encoge no te lleves un disgusto.

-Toma medidas(el largo desde el cuello hasta donde se desee, la muñeca, el brazo con el codo doblado, el sobaco. (ver figura a)

-Piensa cuan holgada deseas que te quede la blusa, en aquella época era bastante habitual que fuesen bastante anchas.

 

-Corta cuatro rectángulos teniendo en cuenta las medidas antes tomadas(ver patrón o figura b)

-Corta el doble de lo anchos que quieres los puños, dóblalo y cóselo, necesitas que sean resistentes (optativo, se puede usar cinta cordón o cinta elástica)

-Marca donde va a ir el agujero por donde pasara el brazo (figura b)

 

-Cose esa zona (figura c, que explicarlo solo lo liaría mas)

-Ahora ya puedes coser el resto de la camisa (mangas y cuerpo)

-Para el cuello fruncimos un poco la tela y la cosemos cubriéndola con una cinta(a ser posible de bies). Si estamos perros con pasar un hilo elástico va que chuta.

-Cosemos los dobladillos.

-Para los puños hay varios diseños. Podemos hacerlos como la camisa, anudarlos con una cinta(en este caso habremos hecho un dobladillo), pasar una goma o hilo elástico. Vuestra es la elección.

 

 

 

 

 -Aquí tenemos otros diseños hechos con el mismo patrón de blusa, como veis lo único que cambia son el cuello y los puños.
 
 

   Fuente: http://cintaderaso.spaces.live.com/

Camisa medieval de chico

Empecemos con algo sencillito. Para hacer esta camisa necesitaremos al menos 2 metros de tela del color que queramos. Todo depende de nuestra envergadura.

Pronto más tutoriales fáciles y sencillos para todos ;)

La camisa se usaba por lo general como prenda interna y como tal debe ser sencilla de hacer y cómoda de llevar. Se usaban unos patrones rectangulares porque así no solo era más fácil de hacer, sino que se aprovechaba más la tela.  

Cómo se hace:

-Mide la circunferencia del pecho, cintura, cuello, muñecas y brazos desde el hombro hasta la muñeca (estando doblado el codo)

-Piensa cuán holgada deseas que te quede la camisa, en aquella época era bastante habitual que fuesen bastante anchas.

-Comienza a cortar los patrones rectangulares con tus medidas.

-Corta el doble de cuello y puños, dóblalo y cóselo, necesitas que sean resistentes

-Cose las junturas del cuerpo de la camisa, o si lo prefieres, hazlo todo en una tela grande y recorta solo lo que es el cuello (deja bastante espacio en el cuello).

-Coloca el cuello en el cuerpo de la camisa. Recuerda hacer pequeños pliegues al coserlo al cuello. Haz un corte largo, dobla un poco el borde y haz el dobladillo.

-Ahora hagamos las mangas. Una vez tenemos hechos los puños y recortadas las mangas (recordemos que también son dos rectángulos), cosemos lo primero a lo segundo. Tenemos que hacer pequeños pliegues para que quepa todo el ancho de la manga en lo que es el puño.

-Cosemos la manga al cuerpo

-Cerramos los lados de cuerpo y mangas

-Hacemos el dobladillo

-Opcionalmente podemos ponerle cordones o adornos, eso se deja a gusto del consumidor.

 Fuente: http://cintaderaso.spaces.live.com/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 208 seguidores